Sociedad Venezolana de Neurocirugía

RIF.  J-309623125

info@svnc.net.ve

Historia de la Neurocirugía en Venezuela..., mirada al pasado

La Neurocirugía se ha desarrollado mediante un lento proceso de evolución. En los comienzos, el hombre prehistórico realizaba las operaciones de trepanar cráneos para aliviar las secuelas de los traumatismos o para dejar salir los malos espíritus. Así vemos, como cráneos trepanados en la edad de piedra (Neolítico) y de otras culturas prehistóricas han sido encontrados en diversos lugares tales como Francia, Suiza, Inglaterra, Dinamarca, Alemania, Suecia, Austria, Checoslovaquia, Polonia, Perú, México, Colombia, Bolivia, Ecuador, Nueva Zelanda y Japón. Siendo la técnica empleada: 1) Cuatro cortes en el hueso que se cruzaban en ángulo recto dejando en el centro un fragmento libre, 2) Raspado del hueso hasta llegar a la duramadre, y 3) Prácticas de múltiples agujeros más o menos en círculos. Y los instrumentos utilizados serían fragmentos de sílex, obsidiana u otros minerales duros que eran usados como sierra, buril o raspadores. De Egipto han llegado diversos papiros, uno de los más importantes es denominado papiro de Edwing Smith que es parte de un tratado quirúrgico de casos-tipo. (1.700 A.C).

Después de esta época inicial, las indicaciones y técnicas de las operaciones sobre el cráneo, columna vertebral y nervios periféricos fueron establecidas por Hipócrates y Galeno, quienes realizaron una clasificación sobre los traumatismos de cráneo y distintos tipo de fracturas, la indicación de trepanación como así también, el manejo de los traumatismos vértebro-medulares, reconociendo las consecuencias de la fracturas y luxaciones.

En la edad Media, Paulo de Egina (625-690) aporta como nuevo, la extracción de las apófisis espinosas libres, en los casos de fracturas vertebrales y Rogelio de Salermo y Teodorico expanden el conocimiento sobre fracturas craneales y su tratamiento. En esta época, Lanfranc de Milán, fue el primero en aconsejar la sutura de los nervios periféricos seccionados, distinguiendo perfectamente entre nervios y tendones y Guy de Chauliac (1300-1368) fue el primero de extirpar con éxito una parte del cerebro.

Para la época del renacimiento, destaca el gran cirujano Ambrosio Paré (1510-1590), quien practicaba las trepanaciones y recomendaba las tracciones de columna en los traumatismos vértebro-medulares; y en estos tiempos, la práctica de trefinas o agujeros de trépanos fue casi sustituida por el uso de cinceles y escoplos.

Y para la primera mitad del siglo XIX destacan, el alemán Wilhem Fabry (Fabricius Hildanus), describiendo la resección de láminas vertebrales y la tracción cervical y el ingles Percival Pott, quién describió los síntomas y signos de la tuberculosis espinal; y expresó claramente la noción de que los síntomas neurológicos en los traumatismos de cráneos no se debían a las fracturas en sí, sino a las lesiones encefálicas subyacentes.

Y es hacia la segunda mitad de este siglo XIX, que nace la Neurocirugía como especialidad, de manos del científico londinense, Víctor Horsley, considerado como el padre de la misma, participando él en uno de los hitos neuroquirúrgicos, la extirpación el 09/07/1887 del primer tumor raquimedular, diagnosticado clínicamente por Gowers y operado por Horsley. Otro de los hitos en la época, fue la extirpación por primera vez, de un tumor cerebral que había sido diagnosticado y localizado previamente por medios clínicos. Esta operación se realizó en Londres el 23/11/1884 por el cirujano Sir Rickman Goglee y el neurólogo Hughes Bennet.

La Neurocirugía logra consolidarse como Especialidad, gracias a Harvey Cushing, que logra sentar las bases de su docencia sistemática; y quién en 1915, acude como neurocirujano americano al escenario de la 1º guerra mundial, logrando impresionantes resultados en el tratamiento de las heridas penetrantes de cráneo, demostrando la utilidad de crear unidades especializadas en el campo neuroquirúrgico. Además, en el campo técnico, Cushing fue un cirujano extremadamente meticuloso, que imponía una disciplina estricta en el quirófano. Sistematizó los diversos procedimientos quirúrgicos de su época, reconociendo la importancia de contar con especialistas en neuroanestesia, neuroradiología y neurointensivismo. Como maestro dedicó gran atención en la formación de futuros neurocirujanos.

Una vez que la Neurocirugía logra independizarse de la cirugía general, gracias a todos estos pioneros, se fundan Servicios de Neurocirugía, donde se lleva cabo modernos programas de formación; destacándose entre otros, en EEUU, Walter Dandy, discípulo de Cushing; e Ingraham (Neurocirugía Pediátrica).

En Inglaterra, los encargados de consolidar la especialidad son McKissock, Jennet, Symon y otros; en Canadá, Penfield, McKenzie, Boterell, Coul, Drake, Hardy y Hoffman. En países Escandinavos Olivecrona. En Alemania Tönnis. En Suiza Yasargil da un gran auge a la microcirugía. En Francia David, Puech, Guiot y Le Beau. En Japón Saito y Nakata. En España Obrador, Ley y Tolosa.

La Neurocirugía en Venezuela se inicia a mediados del siglo XX, en el Hospital “José María Vargas” de Caracas, con los Doctores León Mir, Arminio Martínez Niochet, Rafael Castillo y Alberto Martínez Coll. Posteriormente surgió el Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario de Caracas, en la década de los Sesenta, bajo la dirección del Dr. Rafael Castillo y lo sucedió el Dr. Abraham Krivoy.

Luego, surge el Servicio de Neurocirugía del Hospital Miguel Pérez Carreño, bajo la dirección del Dr. Arminio Martínez Niochet, e igualmente se inicia el Servicio de Neurocirugía del Hospital Militar “Dr. Carlos Arvelo”, con los Dr. Perrett Gentil y Dr. Daniel Guenni, este último funda junto a otros neurocirujanos, el Servicio de Neurocirugía del Hospital “Domingo Lucíani”. El Hospital de Niños “J. M. de los Rios” inicia el Servicio de Neurocirugía Pediátrica, bajo la dirección de los Dres. Arminio Martínez y Abraham Krivoy.

En el Interior del país, se desarrollaron otros servicios de Neurocirugía, como por ejemplo el servicio de neurocirugía de Mérida, bajo la dirección del Dr. Alfonso Guzmán Brito, el cual tiene el aval de La universidad de los Andes, y el Hospital Universitario de Maracaibo, bajo la dirección del Dr. José Ramón Guzmán. Posteriormente inicia las actividades el servicio de neurocirugía del Hospital General del Sur “Dr. Pedro Iturbe” bajo la dirección del Dr. Axel Edmundo Tavares Bujosa. Cabe destacar que ambos servicios (Hospital Universitario de Maracaibo y el Hospital General del Sur) a lo largo de más de 27 años han generado más 30 especialistas en neurocirugía con la modalidad de Residencia Asistencial en Neurocirugía, y es en el 2013 cuando inicia el postgrado universitario de neurocirugía del Hospital General del Sur, adscrito a la Universidad del Zulia, del cual aun no han egresado su primera promoción.

En otras ciudades del país como Ciudad. Bolívar, Ciudad Guayana, Barquisimeto, Valencia y Maracay, se desarrollaron Servicios de Neurocirugía de muy alta calidad humana y profesional.

Al crearse estos servicios, surge la necesidad de fundar la Sociedad Venezolana de Neurocirugía, (SVNC), dándose esto el 15 de Noviembre de 1963, por iniciativa de 15 Neurocirujanos que se reunieron bajo la tutela y guía del Dr. Rafael Castillo, quien fue su Primer Presidente. Hoy en día, esta Sociedad con aproximadamente 200 Miembros, tiene en su haber, la realización de 15 Congresos Nacionales con Invitados Internacionales, y 3 Congresos Latinoamericanos.

La referida Sociedad está Inscrita en la Federación Mundial de Sociedades de Neurocirugía (WFNS) y a la Federación Latinoamericana de Neurocirugía (FLANC) y cuenta con varios capítulos dispersos por la geografía nacional, y se han fundado los comités de Cirugía Espinal y Neurocirugía Pediátrica y se encuentran en formación los de Cráneo, Neurocirugía Funcional y Vascular.

Dr. Alexander Witik P.

Diseño Gráfico & Desarrollo Web

Juan M. Ponce - www.entornovisual.com

Sociedad Venezolana de Neurocirugía

svnc.net.ve ® 2015